La felicidad

Un cuento que circula por la red

Un inversionista americano estaba en el muelle de un pueblito costero, cuando llego un bote con un solo pescador. Dentro del bote habían varios peces de buen tamaño.

El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó, cuanto tiempo le había llevado pescarlos.

El pescador respondió que solo un poco de tiempo, entonces el americano le preguntó que porque no permanecía mas tiempo y sacaba mas pescado.

El pescador dijo que el tenia lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El americano entonces preguntó: “¿pero que hace usted el resto de su tiempo?”.

El pescador dijo: “duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora María y voy todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco la guitarra con mis amigos. Tengo una vida placentera y ocupada”.

El americano replico: “soy un inversionista y podría ayudarte, te diré en unos cuantos minutos todo lo que podrías hacer para ser millonario. Deberías gastar mas tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar otros botes y eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros.
En vez de vender el pescado a un intermediario, lo podrías hacer directamente a un procesador y eventualmente abrir tu propia procesadora.
Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución.
Después salir de este pequeño pueblo e irte a la Capital donde manejarías tu empresa en expansión”.

El pescador pregunto: “pero, ¿cuanto tarda todo eso?”.
“Entre 15 y 20 años”…respondió el americano.
“Y luego ¿que?”

El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte.
“Cuando llegue la hora deberias anunciar un IPO (Oferta inicial de Acciones) y vender las acciones de tu empresa al publico, te volverás rico…tendrás millones”.
“Millones…y luego, ¿que?”…volvio a preguntar el pescador.

El americano contesto: “Luego te puedes retirar a un pueblito tranquilo, donde puedas dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer la siesta con tu mujer, e ir cada noche al pueblo donde tomas vino y tocas la guitarra con tus amigos”.
El pescador contesto: “¿Acaso no es eso lo que tengo ya?”

Moraleja:

Cuantas vidas desperdiciadas logrando buscar una felicidad que ya se tiene pero que muchas veces no vemos.
La verdadera felicidad, consiste en saber valorar lo que tenemos y amarlo y no en dejar que se nos escape la vida lamentándonos por lo que no tenemos.

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO.

Dedicado a “la tendencia es tu amiga”

Advertisements
This entry was posted in Reflexión. Bookmark the permalink.

4 Responses to La felicidad

  1. unoquetiende says:

    Muy bonito, de una gran persona. Un abrazo “deunoquetiende” jeje

  2. unoquetiende says:

    “Una persona inteligente es la que ajusta continuamente su forma de vivir a las nuevas circunstancias para seguir siendo feliz. Hay dos formas de conseguir la felicidad, obteniendo todo lo que se desea o deseando lo que ya se tiene. La segunda opción es la más segura”

    F. Llinares.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s