¿Euro si o Euro no?

En el artículo ¿Y si volvemos a la peseta? Pros y contras se indican los principales inconvenientes y las principales ventajas. Curiosamente la mayoría de los inconvenientes ya se dan ahora. Las nuevas hipotecas son más caras, el poder adquisitivo de los ciudadanos está cayendo, las importaciones se han hundido y continúan haciéndolo. Según el autor,  la deuda externa se incrementaría, yo opino que no hace falta que se incremente, la que tenemos es impagable. Por último, comenta que la devaluación sería brutal, yo creo que después de lo pasado puede que no lo sea tanto (y cada vez será menor si seguimos este camino).  A las ventajas de incrementar las exportaciones, conseguir aumentar el turismo y conseguir inversiones externas, yo creo que se puede añadir algo muy importante y que se plantea en el siguiente artículo:

¿Qué pasaría con nuestras deudas y préstamos si salimos del euro?

El caso es que una salida del euro llevaría aparejada una devaluación monetaria de la nueva peseta (o como se llamara) y en este punto, la condicionalidad del momento de redenominación de las deudas a la nueva moneda es el plato fuerte de la jugada.

  • Si la redenominación a la nueva moneda se realiza antes de la devaluación monetaria y al tipo de cambio de entrada en el euro (166,386 pesetas), nuestras deudas van a bajar en el mismo porcentaje que la moneda se devalue. Esta es la situación óptima para reducir el volumen de deuda pública y privada. Por tanto, es el escenario más improbable porque les haríamos un simpa de los gordos a los acreedores internacionales españoles.
  • Pero si la redenominación a la nueva moneda se realiza después de una devaluación monetaria fuerte, nuestras deudas van a tener el mismo tipo de cambio a euros aunque estén nominadas en nuevas pesetas. Esta es la situación más desfavorable para todos ante una salida del euro de España y que generaría un impago global también.

¿Por qué esto genera un impago? Por el aumento nominal de la deuda que se genera.

Como bien se dice, se pueden convertir las deudas a la nueva moneda antes de la devaluación monetaria. El artículo comenta que la salida provocará un default, lo curioso es que la situación actual también provocará un default. La diferencia es que, en la situación actual, la población tiene miedo y permite a los “importantes” seguir en su cumbre, mientras el resto sigue bajando por el plano inclinado.

Discutir que el país se tiene que empobrecer, creo que está fuera de lugar. Ahora empobrecer a unos para enriquecer a otros, no creo que permita crear empleo. El milagro alemán se produjo cuando el resto del mundo (al menos los países del sur de Europa) incrementaron las compras al país germano.

Como siempre me gusta terminar, la solución me parece que es “buscar el menor de los males” y no, “buscar como yo no pierdo”.

Advertisements
This entry was posted in Reflexión. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s